miércoles, enero 11, 2017

Define las tareas antes de empezar

Es divertido iniciar proyectos e ir agregando funcionalidad que se nos va ocurriendo. Intentar usar nuevas tecnologías, nuevas formas de resolver problemas. Equivocarnos, aprender y volver a empezar.  Esto lo podemos realizar en un proyecto personal, en un super happy dev house o cualquier otro día.

Pero cuando se trata de entregar un proyecto con presupuesto fijo a tiempo, vale la pena definir desde un principio las tareas por realizar. Pensar qué es lo que queremos lograr y definir los pasos necesarios para llegar a esa meta. Esto no quiere decir que no podemos ajustar el plan después, el plan cambia. Para eso hacemos las iteraciones en el desarrollo. Revisamos como vamos y decidimos qué sigue.

Ha habido ocasiones que por sentir que tenemos el tiempo encima iniciamos el desarrollo del proyecto sin tener el backlog definido completo. Esto con la idea de que en cada iteración podemos irlo modelando, agregando elementos y definiendo el trabajo necesario. Para algunos proyectos ha funcionado más o menos; pero me he dado cuenta que durante el desarrollo del proyecto sentimos que vamos un poco sin rumbo. No sabemos cuánto nos falta o que porcentaje llevamos avanzado.

En cambio, cuando nos tomamos el tiempo de definir los objetivos y tareas necesarias a realizar. Aun cuando parece que no tenemos tiempo que perder y que debemos simplemente ponernos a programar en lugar de estar definiendo tarjetitas en un programa para administrar proyectos. Incluso cuando el proyecto ya se pasó del tiempo de entrega, vale la pena detenerse a pensar y definir eso que vamos a realizar. Con esa información podemos "saber" cuánto tiempo más necesitamos para completar el proyecto. Aunque nos fallen los estimados podemos revisar donde estuvo el error y mejorar el próximo proyecto. Sin tareas definidas y solo codificar es difícil medir el progreso e identificar áreas de oportunidad.

Tener el trabajo definido ayudará también a trabajar más rápido. Se evitan los tiempos muertos que surgen cuando al programar pensamos: "Ya terminé esta tarea... ¿ahora qué sigue?". Si ya tenemos un backlog de cosas por hacer bien definido podemos seguir programando en lugar de detenernos a pensar. Como ya no tenemos que pensar en detalles no técnicos podemos concentrarnos en lo que nos gusta. Disfrutar el viaje programando con nuestra dosis de motivación diaria.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario