domingo, enero 13, 2019

¿Cuándo lo tengo que terminar?


Me ha pasado que le pido a alguien que me ayude con cierta tarea de desarrollo de software y me pregunta que cuándo lo tiene que terminar. Mi respuesta generalmente es: "lo antes posible"; pero la persona que va a hacer el trabajo es quien debería de decirme cuándo considera que va a estar listo, claro que su respuesta debe estar justificada. Tampoco se trata de que invente un número.

Parece que estamos acostumbrados a que alguien más nos diga para cuándo ocupa lo que nos pide y nosotros ya veremos como le hacemos para cumplir con esa fecha. Quizás sea que esta costumbre la tenemos porque así se nos enseña en la escuela. Se nos pide un proyecto de tarea y se nos da una fecha de entrega. Es curioso; pero generalmente desarrollar el proyecto se toma todo el tiempo que tenemos... ni más, ni menos.

Se nos enseña que la persona que pide el trabajo nos dirá para cuándo lo quiere listo. No nos enseñan que como profesionales, somos nostros, los que debemos dar estimados.

Lo hacemos, también, porque al preguntar en cierta forma estamos evadiendo la responsabilidad de entregar algo completo en la fecha dada. Porque podemos alegar después que no quedó completo por falta de tiempo y sentir que no fue nuestra culpa. Podríamos decir que nos da miedo equivocarnos.

Si hacemos seguido eso que nos da miedo, después ya no nos dará miedo. Podemos intentar hacer estimados seguido.  Al principio es normal equivocarse, puede que seamos muy optimistas y después darnos cuenta que es más trabajo del previsto. Aun así debemos seguir practicado estimar el trabajo que nos piden. Incluso cuando no hay fecha límite, pensemos en: "¿Qué tengo que hacer y cuánto tiempo me tomará cada tarea?". De ese modo vamos practicando y podemos revisar al final del proyecto si tomamos en cuenta (en la estimación original) todo el trabajo que en realidad tuvimos que realizar.

La próxima vez que nos pidan un proyecto, recordaremos esos detalles que se nos pasaron en el proyecto anterior y los tomaremos en cuenta. Así cada vez, la estimación será más apegada a la realidad y en lugar de preguntar para cuándo, ahora nosotros daremos la fecha aproximada en que puede estar listo eso que nos piden, claro que siempre agregando algo de margen para los imprevistos.