martes, septiembre 29, 2015

Debemos dar estimados

Unos de los aspectos importantes para decidir si un proyecto se aprueba o no es conocer lo que va a costar y cuánto tiempo va a tomar el desarrollo. Como programador me gustaría no tener que realizar estimaciones de cuanto me voy a tardar, me gustaría solo programar y ya. "Estará listo cuando esté listo" es una de las respuestas favoritas. Sin embargo como consumidor, cuando solicito un servicio, me gusta saber cuánto se van a tardar y cuánto me va a costar.


Por ejemplo, cuando llevo el carro al taller mecánico, me gusta saber qué le van a hacer, cuánto me va a costar y el tiempo. Aun sin saber de mecánica, debo saber si vale la pena arreglarlo o quizás me conviene andar en taxi por un tiempo, incluso ver la opción de vender ese carro y comprar otro.

Lo mismo pasa cuando planeamos realizar trabajos de construcción, por ejemplo, alguna ampliación en la casa. Antes de conocer los detalles me gustaría saber cómo cuánto cuesta, para ver si estoy listo para tener esa inversión. No puedo simplemente crear historias de usuario para la nueva habitación, pedirle al equipo de construcción que empiece y que diario me vayan platicando qué hicieron el día anterior, lo que harán hoy y los obstáculos que han encontrado. Y mientras, yo pagar cada semana y esperar que me avisen cuando esté listo.

Si contrato a alguien que va empezando quizás no sepa cuánto se lleve terminar una construcción. Por su falta de experiencia no me hará las preguntas necesarias para poder hacer un análisis, crear un diseño para determinar el tiempo y costo. Si contrato a un profesional yo espero que sepa recabar toda la información necesaria para poder realizar el análisis, diseño y presentarme un proyecto con el tiempo y costo estimado. 

Lo mismo esperan nuestros clientes si contratan a un profesional. Una vez que nos exponen su necesidad nosotros debemos de realizar las preguntas necesarias para poder realizar un análisis, crear un diseño y estimar el tiempo y costo del proyecto.

El profesional es el experto en el tema. Es la persona capacitada para tomar las mejores decisiones en el proyecto. Es por eso que es el profesional quien debe ser responsable de que el proyecto se termine en tiempo y dentro de presupuesto. No debemos dejar que el cliente, que no necesariamente conoce como se desarrolla el proyecto, corra el riesgo de nuestras decisiones profesionales. Tampoco debemos esperar que siga pagando retrasos de proyecto debido a nuestras malas decisiones.

A veces como programadores nos da miedo presentar un presupuesto a un cliente, preferimos cobrarle por hora para no correr riesgos; pero como profesionales debemos ser nosotros los responsables del proyecto.

Puede haber imprevistos, por eso se debe tomar un tiempo para "lo que pudiera pasar". Además se puede ir ajustando el estimado conforme haya cambios en los requerimientos. No por eso debemos evitar la responsabilidad y comprometernos a entregar algo en tiempo y forma.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario