jueves, julio 19, 2018

Atención al Detalle

Hay varias cosas que distinguen a los profesionales de los aficionados, una de esas es la atención al detalle. Cuando estás empezando a programar lo que te puede interesar es crear algo, que funcione y quizás eso evite que te fijes en los detalles que le harán la vida fácil a tus usuarios.

Un caso común que he visto que se omite es el de permitir al usuario usar solo el teclado para navegar en tu aplicación. Es algo que me pasó en los primeros programas en los que trabajé, sobre todo cuando el proyecto no era web, cuando era un ejecutable y en esos se debe especificar el "tab order" explícitamente. Y a veces por hacer que el programa funcionara y poder decir que ya estaba listo olvidaba verificar el orden de todos los tabs y definir labels que permitieran navegar fácilmente sin necesidad del ratón.

La atención no es solo al momento de programar, también es importante al realizar todas las  actividades de tu trabajo. La comunicación es una parte importante para el éxito de un equipo de programación. Debes poner atención al detalle de como te expresas, debes ser capaz de dar una explicación tanto técnica, en caso de ser necesaria, como una explicación que personas no técnicas puedan entender el problema y la solución que se está planteando. Debes evitar que los clientes o jefes se sientan ignorados. Contestar rápidamente a peticiones, no necesariamente con la solución, quizás solo informando que vas a investigar, es una atención a la otra persona y ayuda a la comunicación. Nadie está tan ocupado como para no poder contestar que vas a revisar lo que te piden. Y ya que lo revises, avisa. Evita que te tengan que preguntar nuevamente por cosas que ya te pidieron.

De la misma forma cuando se te pide que realices ciertas actividades como documentar es importante que pienses en la persona que va a consumir esos documentos. Dar toda la información posible para que sea de utilidad lo que escribes y que la otra persona no tenga que buscarte para pedir que aclares qué quisiste decir. A veces no te salvas de eso por más explicado que esté; pero por lo menos ya lo aclaraste para ti cuando lo escribiste.

Básicamente estoy hablando de entregar las cosas completas y bien hechas, sin detalles pendientes. Esa es la diferencia entre una persona profesional en la que se puede confiar y una persona aficionada a la que hay que revisarle todo lo que hace porque no tienes la garantía de que: lo que hizo, lo hizo bien.

La experiencia ayuda a poner más atención, cuando eres principiante es fácil pasar por alto los detalles; pero además de la experiencia, la mentalidad para hacer las cosas bien es muy importante. Ten la intensión de hacer las cosas bien terminadas, sin detalles pendientes y así lograras ser una persona profesional y confiable.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante esta publicación, y estoy seguro de que la citaré la próxima vez que este frente a grupo

    ResponderEliminar