martes, junio 14, 2016

El código no es lo más importante

Aunque me gusta mucho trabajar en el código, debo reconocer que no es lo más importante. No es para lo que nos contratan. Lo usamos como una herramienta para lograr un objetivo: tener software funcionando. Eso es lo que espera el usuario o cliente de nosotros. De nada sirve el código "elegante" si no hay software resolviendo problemas.

En ocasiones olvidamos que la meta no es lograr cierta arquitectura,  poder utilizar ese framework,  lenguaje que está de moda o familiarizarnos con cierta tecnología. La meta es resolver un problema. Y hacerlo de la manera más eficiente, es decir, que no vaya a generar otro problema después.

Tampoco se trata de no darle importancia al código y hacer un cochinero

Aunque el código no es la meta y no es lo más importante, es necesario escribir código de calidad y evitar la deuda técnica. En ocasiones, por tratar de de dar una solución "rápida" al negocio, escribimos código que resuelve el problema de momento; pero que si lo dejamos así sería difícil darle mantenimiento, sería complicado modificarlo o adaptarlo a nuevas necesidades. A esto le llamamos "Deuda Técnica", ya que como toda deuda, al principio te saca del apuro; pero tarde o temprano tendremos que pagarla y eso nos va a costar más entre más tiempo pase.

Aunque el código no es para lo que nos contratan, al ser nuestra herramienta principal de trabajo debemos mantenerlo limpio y fácil de modificar. Pero no perdamos de vista el objetivo: tener software funcionando, resolviendo problemas del mundo real.